,

“Y bailé con Patti Smith” Teresa Gispert

He bailado con Patti Smith
y entre sus brazos he sentido
la paz y la armonía,
y las ganas de luchar;
la poesía entre sus dedos,
la magia en la mirada,
el grito en la garganta,
la vena a punto de explotar.

He notado la presencia
de todos los muertos:
de los poetas que se fueron,
de fotos en blanco y negro,
del Chelsea frenético en hora crepuscular;
las noches enteras sin dormir
y luces de neón,
el CBGB abriendo sus puertas,
pariendo artistas underground,
que envejecen señoriales,
tras un pasado decorando los retretes,
cerrando cicatrices,
cauterizando las heridas de la noche
grabadas con tinta en la mañana.

Desde Dalí a Dylan Thomas,
la sombra alargada de William Burroughs,
mirada impertérrita, abrigo negro,
y Janis Joplin entre plumas,
entre carcajada histérica y
sexo sediento,
he notado la presencia
y el poder de la ausencia.

Patti me miró a los ojos
y me cogió de la mano
también yo
quise bailar.

“Y bailé con Patti Smith” Teresa Gispert.

Logo Zéjel

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *