Entradas de] Revista Zéjel

,

«Así» Paula Pérez Rey.

IAsíme presento ante tus ojos:dos pies de barroy las manos sucias, cubiertasdel vino que derraman las bayas,del higo arrugado,rescatadodel último huertoque planté para ti. IIsolo queda un huesoentre la hierba: brilla único en la noche.me pregunta élsi no me he cansado del dolor,del bosque de agujas mentirosasy de una caminata apagada en la que no […]

,

«cuando mi abuelo comía higos» Carla Santángelo Lázaro

cuando mi abuelo comía higosera como un sueñolos dedos machadossobre el platoagostoel solvolvía transparente el aguade la piscinahe olvidado por completosu voza veces imagino que vuelvede cuclillasenciende el fuegovolcado hacia el vacíomi hermana y yomiramos su figurade espaldasle pregunto en nuestra lenguaquè diries ara?potser resperò si fora una paraula, només una?1olivoatardecerpinocasa ja sou dues donesescolteu:no […]

,

«Fue así» Manuel Pérez Matesanz.

Esto dije y no me arrepiento:“Arrugado estoy” y sigo,como el mantel de un bara medianoche.También tú, quieta,viendo pasar a los ciclistasal otro lado del río,gritando cancionesque no escucharemos juntos,que no volverán a verme.“Quiero parar de golpe”dije también,ya vendrá después el ruido,la escarcha,la grasa cristalina, mírala,manchada de sangrey de arenay al final el hambre,siempre el hambre,vendrá […]

,

«Todos los hijos» Aitana Monzón.

[Premier Deuil; Bouguereau, 1888] donde los cuerpos caenuno de otroy la mancha pálidasu despertar rebusca;es ese llanto por la tierraque te olvida–sedente,una mano turbiayafiambre.“Abel,comiénzate.”mas no hay transposiciónni hay órgano.“también los hijos mueren”dice Aquelque revuelve el cerealen búsqueda de agua «Todos los hijos» Aitana Monzón.

,

«Thérèse revant – II» Aitana Monzón

también es este Rothko brecha en su misterio;¿los besos de Cernuda medraron tu sofá, Desperatio de cabra y pajarillos? encina del querer: beberse en la tibieza este susurro [líð],igual que en las misivas gritabas amor fosilizado (cuerpos de aquellos siglos)vibrando hacia mi peso con tu peso.con esta rama de olmo hacia qué herida, por qué […]

,

«Al oír tu nombre» Enol Vigil.

Al oír tu nombre,siento lo que el marfil de los elefantescuando se duermen bostezando.Rodeados de un cuero terso, soncomo mi palabraseca sin la tuya,o boca vacíade tenues algas.Si no me hubiera equivocado,habría seguidotus líneas con mi mano,te hubiera seguido acechandotu rostro, como de harina,henchido por mi salitre.La soledad,solamente la soledadme devuelve tu marea,con la resaca […]

,

«1998» Celia Martínez Sáez.

Era el año del tigre en el calendariochinoibas a la colina a cazar para nuestra futurafamiliaolías a agua con cloro y a sofrito caseroy me decías en qué calle vives cuál estu casaquién de todos es tu abueloesos son tus gatos o del vecinole rezabas a un diospara míanimal desconocido mi mitología era otratu imagen-arrodillado-era […]

,

«citronela en el freno» Iria Fariñas.

a ver cómo te explicoyo esto queridofuimos felices muchosaños pero ahoraapenas somosun soplo de vientoque amenaza la grietade una ventanano nos culpesapenas intuíamosel desfaseno imaginábamosqué quedaentre dos cuerposque se aburrenno voy a olvidarteme llevo tu huellaaunque ya no necesiteel resto del conjuntono voy a olvidarteaunque ya no te recuerdey los limones ya no evoquenmañanas de […]

,

«Contracción» Cristina Girona

Nace la caricia engendra el besobrota el surco mana el aguaamanece su deseo se propagasin cesar hasta agotarseel río se retira: no sus dedosel beso se retira: permanecela piel húmeda en su dorsoes deseo consumadocaricia del labioy la tierra con su boca embrionariael fin del deseo es el deseoun beso nace de una brisa un […]